Como tratar el dolor de ciática con acupuntura

El tratamiento del dolor de ciática en nuestro centro la enfocamos desde dos perspectivas distintas:

1º) Dolor de  ciática esporádico, no demasiado doloroso, no incapacitante, la tratamos con varias sesiones de acupuntura , auriculopuntura, electroacupuntura y láser con lo cual dicho dolor  suele remitir bastante bien sin mas trascendencia.

2º) Si el dolor de ciática es incapacitante, no te permite hacer vida normal, muy doloroso , y mas aun si estos episodios dolorosos se presentan con mucha frecuencia  nosotros proponemos al paciente el tratamiento con  LA CAUTERIZACION DE UNO O VARIOS PUNTOS DE  ACUPUNTURA EN LA OREJA,

Cauterizar  como todos sabemos es sinónimo de quemar ( casi siempre con finalidades curativas).

 

Esta técnica, de por si es una autentico apartado dentro de la acupuntura usando puntos de acupuntura en la oreja, es la tecnica  posiblemente mas usada durante siglos pasados, por supuesto aunque parezca una paradoja la mas desconocida  y menos usada en la actualidad, y lleva ya muchos cientos de años extendida por Asia , Europa, parte de África  ,e incluso hay indicios ( aun no documentadas) de que se uso en la América Precolombina.. por supuesto esta totalmente documentado su uso hace unos 4000 años en china, no hay duda alguna de que desde aquella época fue usada en todo el oriente asiático, la usaron los egipcios y los árabes. De la edad media hacia nuestros días se ha usado al menos  en Portugal (muy famoso fue en su época ABRAHAM  ZACUTUS LUSITANUS -1575 -1642) también se uso por aquella época en Italia,  ( existen tratados con los nombres de algunos  de los profesionales que la usaron. ), también tuvo cierto uso por la zona de los Balcanes.

 

En la primera mitad del siglo veinte fueron famosas las curaciones del dolor de  ciática efectuadas por la señora Barrin  en Francia (Marsella), y el impulso que dio al tratamiento  de diversas patologías a través del pabellón auricular en general, el médico francés Paul Nogier y en España esta totalmente conocida la introducción de  su uso desde aproximadamente  1945.

Vamos a hacer un punto y aparte , para hablar,  pues el se lo merece, sobre Paul Nogier (Lyon 1908-1996). Este médico francés, al inicio de los años 50,  a través de personas que habían sido  embajadores de Francia en países asiáticos había  tenido conocimiento de que en dichos países se trataban con bastante éxito , múltiples enfermedades mediante clavar agujas en puntos determinados de la oreja ( por supuesto distintos según la patología de que se tratara e incluso hacer pequeñas quemaduras en el pabellón auricular ). También en aquella época conoció a la señora Barrin ( vivía en Marsella) célebre  por sus curaciones del dolor de ciática mediante la cauterización de la oreja. A partir de entonces a todos sus pacientes les exploraba la oreja y buscaba puntos dolorosos en la misma e iba comprobando que para pacientes de una misma patología , el punto doloroso en la oreja, coincidía aproximadamente en la misma zona. Pronto tuvo hecho un mapa topográfico de las patologías  de la oreja  y comenzó a usarlo clavando agujas en el punto que  había localizado  y comprobó mejoraba mucho la enfermedad que estaba tratando.

El, había observado que la oreja se parece a la figura de un feto en posición invertida y que toda la anatomía del feto tenía su punto representativo en el pabellón auricular.

Sus estudios fueron tan completísimos y sus resultados tan espectaculares y tan seguidos por otros médicos, que en muchos textos se le cita como el “creador” de los tratamientos mediante acupuntura en la oreja ( auriculopuntura o auriculoterapia), aunque como ya hemos referido estos se venían haciendo desde milenios atrás, si bien no se puede olvidar el merito que tuvo y hemos de reconocer que todos los trabajos que hacemos sobre pacientes mediante auriculoterapia, es siguiendo las técnicas que él  nos dejo plasmadas, pues aunque no tengamos dudas de que la auriculoterapia es miles de años anterior a él,  hay documentación sobre el hecho de que se realizaba, pero escasísima sobre la forma de aplicarla, y si no hubiera sido por Paul Nogier, no habríamos sabido introducirnos en este tipo de tratamientos.

El hecho de que la mayor parte de la transmisión de conocimientos sobre estas técnicas desde tiempos antiquísimos haya sido de forma oral, así como la falta de una base científica que avale estos procedimientos, hace que los mismos no acaben en encajar en las técnicas reconocidas para tratamiento de patologías.

La técnica para tratar el dolor de  ciática mediante cauterización, se basa en que en una zona al menos  del pabellón auricular existe un punto de acupuntura que si es quemado lleva aparejado que el paciente no siente los dolores que venia teniendo en el territorio del recorrido del nervio ciático – que como todos sabemos baja desde la zona lumbar hacia los pies- ( lo cual no quiere decir que haya desaparecido la causa productora de dichos dolores, sino que el paciente no siente el dolor ).

Como la ubicación de los puntos a quemar era mas o menos  aproximada, los acupuntores que usaban esta técnica, (que en muchas ocasiones ejercían otras profesiones y respecto a la acupuntura  solo trataban el dolor a que nos venimos refiriendo  y por el procedimiento de cauterización en la oreja,) usaban artilugios incandescentes  ( a veces sencillamente una puntilla metálica, afilada,  clavada en una madera para poder manejarla)  y hacían una amplia quemadura para asegurarse de que el punto que pretendían quemar estaba dentro de la zona cauterizada, pues desconocían con exactitud su ubicación..

 

Los resultados eran espectaculares en la mayoría de las ocasiones pero la ejecución de esta técnica asustaba al paciente.

 

HOY ESTO ES TOTALMENTE OBSOLETO Y TOTALMENTE SUPERADO.

PRIMERO, conocemos que un punto de acupuntura en la oreja que representa el lugar idóneo para tratar una patología, o para aliviar sus síntomas dolorosos, por ejemplo la ciática, cuando esa patología esta instaurada, en  dicho  punto  existen  unas características eléctricas  distintas a los puntos que se corresponden a zonas que no presentan patología, esas peculiaridades se comprueban mediante el uso de aparatos electrónicos (“busca-puntos”), con lo cual la fiabilidad de que estamos en el punto cierto es inmensamente mayor que si tuviéramos que localizarlo explorando como se hacía antiguamente, presionándolo y esperando la respuesta del paciente sobre si era o no doloroso ( que a veces era muy subjetiva). Gracias a esta técnica, localizamos el punto exacto que vamos a cauterizar, con la ubicación tan exacta como la señal que deja la marca hecha en un papel con la punta de un lápiz afilado.

Si ya hemos localizado milimétricamente el punto a cauterizar, no es necesario quemar mas que esa minúscula parte de la oreja , y para ello usamos los modernos cauterizadores  eléctricos, que terminan en una alambre tan fina como un alfiler la cual se pone incandescente.

La zona cauterizada  puede ser tan pequeña como  un  milímetro cuadrado,el tratamiento dura solamente unos segundos

Los resultados en la mayoría de las ocasiones suelen ser espectaculares.

El porqué a unas personas se les puede  y debe  hacer y a otras no este tratamiento, el porque unas veces desaparece ( la mayoría ) totalmente el dolor y otras queda un pequeño dolor residual,  así como porqué ocurre  que  unos pacientes sienten el alivio en el momento justo del tratamiento y  otros tardan unos días en sentirse bien, seria  mas bien objeto ya de un tratado especifico sobre tratamiento del dolor de  ciática con cauterización lo cual  excede de los limites de esta información  , pero que en cada caso concreto se le informara de estas particularidades  al paciente de manera previa a la aplicación  del tratamiento, todo ello en virtud de  las conclusiones a que hayamos llegado en cada caso concreto respecto al mismo, tras su reconocimiento con arreglo a las directrices que hemos aprendido para tratar con esta técnica.

Como se ha visto en el desarrollo de este articulo , siempre hablamos de “eliminacion  del dolor que produce la ciatica”,  pues como se sabe la ciática puede tener causas muy variadas, y nosotros no curamos la causa productora de ese dolor , por ejemplo una hernia de disco, sino que con nuestro tratamiento lo que pretendemos es elevar la calidad de vida del paciente al eliminarle el dolor, pero le aconsejamos siempre que no se olvide que la causa productora del mismo aun la tiene , por lo cual debe seguir revisandose periodicamente con el mëdico que habitualmente lo haga  (aunque se encuentre bien ) , para asi evitar un deterioro de su enfermedad.

En nuestro centro médico en San Fernando (cádiz), llevamos a cabo este tipo de prácticas, con lo que si padece esta dolencia, no dude en contactar con nosotros para ampliar información.